¿Estás listo para empezar de nuevo? (Episodio 455)

Los investigadores del comportamiento han investigado si un reinicio psicológico puede conducir a cambios permanentes y cuándo. Estamos investigando pruebas del Metro de Londres, las Grandes Ligas de Béisbol y las Resoluciones de Año Nuevo. Consideramos reinicios accidentales, reinicios forzados y reinicios que son contraproducentes. Y nos preguntamos: ¿el fin de la pandemia ofrecerá el mejor comienzo de todos los tiempos?

Escuche y suscríbase a nuestro podcast en Podcasts de Apple, Grapadora, o en otra parte. A continuación se muestra una transcripción del episodio, editada para facilitar la lectura. Para obtener más información sobre las personas y las ideas del episodio, consulte los enlaces al final de esta publicación.

* * *

Katy MILKMAN: Sé que mucha gente estaba especialmente emocionada por el 1 de enero de este año. Recibí correos electrónicos adicionales sobre “Oh, gracias a Dios, finalmente es 2021, estoy muy emocionado”.

Esta es Katy Milkman.

MILKMAN: Soy profesor en Wharton School. Y yo también soy el autor del libro Como cambiar y soy codirectora de la iniciativa Behavior Change for Good con Angela Duckworth.

Como especialista en cambios de comportamiento, Milkman ve el 1 de enero como un día sagrado. Cada año, aproximadamente la mitad de todos los estadounidenses optan por romper un hábito, corregir errores y emprender nuevas actividades. En la parte superior de esta lista de deseos, y sí, la llamo “lista de deseos”. Más adelante verá por qué, en la parte superior: coma mejor, beba menos, haga más ejercicio. Preguntamos Radio Freakonomics Oyentes para compartir sus resoluciones para este año. Algunos de ustedes pusieron el listón muy bajo.

BRANDON: Mi resolución de Año Nuevo es darme un maldito descanso.

KEITH: Me di cuenta de que no me había duchado lo suficiente. Por eso me he decidido a ducharme cada 36 horas, y hasta ahora.

BAILEY: Visitando los charcos de marea. Eso es. Esta es la única resolución de Año Nuevo que he establecido. Y pensé que sería genial si lo hiciera y perfectamente bien si no lo hiciera.

Y algunos de ustedes fueron más ambiciosos.

PAIGE: Mi resolución de Año Nuevo era leer 25 libros. Hasta ahora he alcanzado mi objetivo. El año pasado mi resolución de Año Nuevo fue dejar de beber durante la semana y fue un completo fracaso.

TIEGEN: Decidí probar una nueva comida cada semana porque solía ser muy quisquilloso con la comida.

COURTNEY: Hola a todos, Freakonomics. Mi única resolución en 2021 es no conducir mi automóvil ni llamar a ningún tipo de ascensor, taxi o similar durante al menos cuatro días al mes. Es mi pequeña oportunidad de reducir mi consumo de combustibles fósiles.

¿Por qué el 1 de enero es el día en que cargamos con tanta esperanza y determinación?

MILKMAN: Este es un nuevo comienzo. Es el gran nuevo comienzo. Pero resulta que también hay otros. Por lo tanto, podría ser un cumpleaños, incluso el comienzo de una nueva semana o el comienzo de un nuevo mes. Hay otras cosas que comienzan ciclos, como conseguir un nuevo trabajo o tener un hijo o mudarse a una nueva comunidad. Todas estas cosas son nuevos comienzos y nos hacen sentir lo mismo que tenemos un nuevo comienzo, un nuevo capítulo en nuestra vida.

Katy Milkman y algunos colegas han descrito esta motivación como el “efecto de un nuevo comienzo”. Ella dice que los nuevos comienzos pueden cambiar nuestra psicología de al menos dos formas. El primero:

MILKMAN: Te sientes como un nuevo comienzo. Nos hacen sentir como todo lo que los precedió: el viejo yo, el nuevo yo. Y así podemos limpiar esta pizarra.

Y la segunda capa:

MILKMAN: Nos hacen retroceder y pensar en nuestras vidas y nuestros objetivos porque son un poco disruptivos. Es como ese otro momento. Estás entrando en una nueva era.

Stephen DUBNER: ¿No existía realmente la frase “efecto de nuevo comienzo”?

LECHERO: De verdad que no. Todo lo que teníamos que hacer era añadir “efecto” a esa frase tan familiar y pegadiza. Y fue como si hubiéramos inventado algo nuevo y brillante.

De hecho, la idea de un nuevo comienzo ha fascinado a la gente durante mucho tiempo. Piense en el libro de Génesis y la historia de José. Los hermanos mayores de José están tan celosos de él y de su elegante abrigo de muchos colores que primero lo arrojan a un pozo y luego lo venden como esclavo. Pero al final tiene un nuevo comienzo: en Egipto, donde nada menos que el faraón hace de José su consejero, su oráculo.

Durante la Ilustración, la idea de nuevos comienzos recibió un impulso filosófico cuando John Locke argumentó que todos comienzan su vida con uno. tabula rasalo que ahora consideramos un “tablero en blanco”. Y en los tiempos modernos, solo piense en toda la literatura y el cine en el que el protagonista muda su piel, su identidad e incluso su familia. La propia América fue un gran comienzo nuevo para un grupo de europeos descontentos, y eso sigue siendo cierto hoy en día para las personas de todos los continentes y en todos los niveles de gruñido. Pero en el mundo académico, como señaló Katy Milkman, el concepto de un nuevo comienzo no había recibido demasiada atención.

MILKMAN: Se siente realmente importante y real. Por supuesto que es real. Para mí, estas son las cosas más emocionantes de estudiar como científico social porque sabes que es importante. Y simplemente no se entendió completamente y pensamos que deberíamos investigar. Veamos cómo podemos usarlo. Vamos a dar sentido a los momentos en los que se está produciendo un nuevo comienzo. ¿Cómo te ves? Cuales son sus caracteristicas? ¿Cómo podemos ayudar a las personas a hacer un mejor uso de ellos?

Continuar hoy Radio Freakonomics: la promesa y los límites del efecto de reinicio.

MILKMAN: Todo es un juego mental.

Escuchamos de un nuevo comienzo accidental:

Andy BYFORD: De hecho volé aquí para cambiar mi visa y me atrapó la prohibición de viajar.

Un nuevo comienzo no deseado:

Bob TEWKSBURY: Es casi como si tus padres estuvieran diciendo: “Oye, por cierto, ya no te queremos. Te irás a vivir con los Smith”.

Y: nuevos comienzos que se estropean rápidamente.

* * *

La semana pasada, en el episodio 454, investigamos por qué la rotonda, que se sabe que es más segura que una intersección con semáforos, es relativamente rara en los Estados Unidos. Una teoría convincente fue que muchas personas simplemente se resisten a cambiar. Por supuesto, sospechan de cualquier cosa que sea un poco diferente. De hecho, hay una gran cantidad de investigaciones que demuestran que la aversión al cambio es real y grande. Y, sin embargo, los humanos son los animales divertidos que somos, también queremos cambios, a veces desesperadamente. Al menos, si pensaras en las resoluciones de Año Nuevo y el celo con el que tanta gente las hace, lo pensarías. ¿Qué tan exitosas son las resoluciones de Año Nuevo? Un estudio reciente realizado por un psicólogo de la Universidad de Estocolmo llamado Per Carlbring junto con tres coautores encontró que el 55 por ciento de estas resoluciones esencialmente funcionaron. ¡Eso suena genial!

LECHERO: Así que voy a quejarme al respecto.

Esta es también Katy Milkman, cuya investigación sobre el efecto de reinicio se cita afirmativamente en este nuevo estudio.

MILKMAN: Entonces el estudio es correlativo. Y también se basa en un autoinforme.

Dicho esto, el estudio no fue un experimento aleatorio o controlado.

MILKMAN: Casi todos los estudios que se hacen para determinar cuántas personas están haciendo sus propósitos de Año Nuevo se basan en un autoinforme. Es realmente difícil obtener datos objetivos a menos que esté siguiendo a personas de formas increíblemente extrañas.

Pero también: la propia experiencia de Milkman le muestra que una tasa de éxito del 55 por ciento para las resoluciones de Año Nuevo es simplemente increíblemente alta.

MILKMAN: No coincide con ningún otro estudio del que haya oído hablar. Es posible que hayan reclutado una muestra realmente inusual. Pero también es posible que la forma en que hicieron las preguntas haya provocado que las personas informen sobre el éxito cuando en realidad no lo lograron. Puede hacer la misma pregunta de formas muy diferentes. Por ejemplo: “¿Sigues trabajando en tu objetivo?”

Le pedimos una aclaración a Per Carlbring. Nos dijo que su muestra de investigación era realmente inusual, que no era accidental que hubiera reclutado voluntarios que estaban “en promedio más motivados” para hacer cambios. También dijo que la forma en que hizo su pregunta, “No tenías que tener un 100% de éxito”; “Siempre que se esté moviendo en la dirección correcta”, dijo, “eso es suficiente” para ser considerado un éxito. Sí, esa tasa de éxito del 55 por ciento no es lo que objetivamente podría considerar “éxito”. En cuanto al punto de Katy Milkman, otros estudios que intentan medir las resoluciones de Año Nuevo han mostrado una tasa de éxito de solo el 8 por ciento. Para ellos, eso está más cerca de la realidad.

MILKMAN: Bueno, es algo divertido. En general, el seguimiento de objetivos generalmente termina en falla.

DUBNER: Cuéntamelo.

MILKMAN: Siempre estoy un poco a la defensiva cuando la gente dice: “Oh, ¿por qué deberíamos molestarnos en perseguir nuestras metas? La mayor parte termina en un fracaso”. Porque, por supuesto, no puedes llegar a ninguna parte si puedes. No lo intentes.

DUBNER: Como les gusta decir, te pierdes el 100 por ciento de las grabaciones que nunca tomas.

MILKMAN: Lo tienes. Así que estamos bastante seguros de que será beneficioso si más personas deciden hacerlo.

Ir a por ello significa perseguir objetivos que requieren un cambio de comportamiento y utilizar todas las herramientas disponibles, como empezar de nuevo, para lograr esos objetivos. Milkman y sus colegas publicaron su primera investigación sobre el efecto de reinicio en 2014. Los datos provienen de los resultados de búsqueda de Google.

MILKMAN: Entonces, si solo obtiene un conjunto de datos, por ejemplo, cuando las personas buscan el término “dieta” en Google, ve una tendencia natural a crear más metas en esos nuevos momentos de comienzo, es decir, el comienzo de un nuevo año, cumpleaños, el comienzo de una nueva semana o un nuevo mes.

También hicieron algunos experimentos.

MILKMAN: Resulta que si le dices esto a alguien, “Oye, ¿te diste cuenta de que el 20 de marzo es el primer día de la primavera?” Eso aumenta repentinamente la probabilidad de tener una meta ese día.

Pero también encontraron, como muestran las resoluciones de Año Nuevo, que un nuevo comienzo es solo el comienzo. De ninguna manera es una garantía de que continuará el nuevo comportamiento.

MILKMAN: No es una solución de una sola vez. No solo necesitas un poco más de motivación. Hay todos estos obstáculos que deben cambiar. Y necesitamos un conjunto de herramientas que conciernan a todos, no solo a esta motivación momentánea, si queremos cambiar las decisiones del día a día.

Pero, ¿qué pasa con las situaciones en las que no es necesario repetir el comportamiento? ¿Le gustaría inscribirse en un programa de jubilación?

MILKMAN: Nos asociamos con varias universidades que querían alentar a sus empleados que aún no habían ahorrado para la jubilación a ahorrar más.

Milkman y su equipo enviaron correos a más de 8.000 personas y los dividieron aleatoriamente en dos grupos de tratamiento.

MILKMAN: Imagínense que Stephen Dubner One y Stephen Dubner Two estuvieran en nuestro estudio. Y son gemelos idénticos con el mismo nombre, excepto uno y dos.

DUBNER: Dr. Seuss me nombró claramente.

MILKMAN: Bueno, Stephen Dubner One se asigna al azar al grupo de control. Reciben un correo pidiéndoles que empiecen a ahorrar ahora o dentro de tres meses. Digamos que el cumpleaños de Stephen Dubner Two y el cumpleaños de Stephen One fueron en tres meses. Stephen Dubner Two se asigna aleatoriamente a la condición de reinicio. Se le invita a no comenzar a ahorrar ahora o dentro de tres meses, sino a comenzar a ahorrar ahora o después de su próximo cumpleaños. Ahora es una oferta idéntica. En un caso, sin embargo, se destaca un momento que parece apropiado para salvar.

Los investigadores también distribuyeron algunos datos de placebo en la muestra, como el Día de Martin Luther King Jr. y el Día de San Valentín.

MILKMAN: Descubrimos que las fechas que realmente funcionaban eran los cumpleaños y el comienzo de la primavera. Mientras que las otras fechas que miramos, el Año Nuevo en realidad no tuvo mucho impacto, lo cual fue sorprendente. Lo hubiéramos esperado y, por supuesto, como cabría esperar de los datos del placebo, no sucede nada allí.

Lechero estaba convencido de que el efecto de reinicio es tan fuerte que puede superar el calendario y adaptarse a las propias necesidades.

MILKMAN: Todo es un juego mental. Todos los lunes, si quieres, puedes recordarte a ti mismo que cada vez que hay un día festivo hay un nuevo comienzo. Esta es una de las cosas que hizo que la era del coronavirus fuera tan difícil. La forma en que llevamos nuestras vidas está realmente diseñada para darnos la oportunidad de empezar de nuevo todo el tiempo. Parece que todos vivimos esta semana tan larga que comenzó en marzo de 2020.

DUBNER: ¿Es el lunes promedio más fuerte que el primer día del mes, a pesar de que hay cuatro o cinco veces más lunes?

MILKMAN: Ese es mi punto. El efecto entre semana parece ser más fuerte. Como todos notamos realmente los fines de semana. Son realmente diferentes, menos durante el coronavirus que en otras ocasiones, pero hay una diferencia muy real entre los fines de semana y la semana. El lunes, es de esperar que haya estado fuera de su escritorio por un tiempo si ha tenido un buen fin de semana y ha logrado dejar todo a un lado. Ese jugo se acaba un poco en la 17ª llamada de Zoom de la semana, pero estoy emocionado al comienzo de la semana.

He observado con qué frecuencia una nueva ubicación puede desencadenar un nuevo comienzo. Por ejemplo, si alquilas una casa pequeña para unas vacaciones familiares y hay una silla y algunos libros en la estantería de la esquina, me paso los días leyendo libros en los que nunca pensaría en casa. ¿Por qué? Sus rutinas se rompieron; Además, estos no son los mismos libros antiguos que tienes en casa. La novedad es inspiradora. ¿No es por eso que a muchos de nosotros nos encanta viajar? Te expone a nuevas experiencias, nuevas personas, nuevas formas de ver el mundo y piensa en tu lugar en él. Viajar es una ráfaga constante de nuevos comienzos. Por eso, viajar también puede resultar confuso e incluso abrumador. En el último año todos hicimos un viaje desorientado y no programado al país de Covid-19. ¿Cómo se sentirá nuestro regreso colectivo? Solo piense en cuántos nuevos comienzos veremos: nuevas relaciones, nuevos trabajos, nuevas circunstancias.

MILKMAN: Tienes todas las golosinas ahí, ¿verdad? Tienes el nuevo entorno y la ruptura psicológica. Lo que sí sabemos es que cuando las personas se mudan y sus circunstancias cambian, su entorno cambia, sus círculos sociales cambian, les da la oportunidad de cambiar junto con esas cosas. Y si quieren aprovechar esta oportunidad y estructurar su vida para que obtengan mejores resultados, entonces es mejor que estén preparados si te mudas porque no has establecido rutinas. No has desarrollado malos hábitos.

Así que quería hablar con alguien que se ha mudado a tres continentes varias veces por su trabajo.

Andy BYFORD: Stephen, aquí Andy Byford, ¿cómo estás?

DUBNER: Andy, ¿cómo estás?

BYFORD: Es bueno saber de ti, amigo. Estoy muy bien, gracias.

Andy Byford es uno de los funcionarios de transporte público más famosos del mundo. Hace unos años estaba trabajando en una revisión del sistema de metro de Nueva York. Antes de eso, Toronto, y antes de eso, Sydney, Australia.

BYFORD: Por supuesto que estoy acostumbrado a nuevos comienzos. Lo encuentro estimulante. No quiero dar vueltas, pero disfruté de la variedad de las diferentes ciudades en las que he vivido.

Byford creció en Plymouth, Inglaterra, hijo de un trabajador de tránsito y comenzó su carrera como capataz de estación en Londres.

BYFORD: En todos los trabajos a los que he ido, he evolucionado un poco. Alguien me describió recientemente como un veterano. Y nunca se ve a sí mismo como un veterano. Piensan, espere un minuto, eso fue hace 32 años. Tres continentes. Quizás soy un veterano.

Con su experiencia acumulada, Byford se convirtió en la persona a la que la gente llama cuando todo su sistema necesita un nuevo comienzo.

BYFORD: Por supuesto que tienes que aprender un sistema completamente nuevo. Tienes que aprender las nuevas personalidades, la política y los detalles de este sistema si quieres. Pero realmente no veo eso como una desventaja. Te mantiene enfocado. Te estimula.

Él usa este nuevo comienzo para convencer a los poderes fácticos de que la razón por la que están revisando su sistema de transporte es que no cuentan con fondos suficientes para el mantenimiento y la innovación. Y que tienen que encontrar una gran cantidad de dinero de inmediato.

BYFORD: Necesita desarrollar, crear, escribir y presentar un caso convincente de lo que podría ser diferente y lo que podría ser mejor cuando se cuenta con la financiación adecuada. Así que tomemos algunos ejemplos. El tránsito de la ciudad de Nueva York es un ejemplo clásico. Podría haber ido allí y mantener el fuerte. Podría haberme aparecido y hacer algunos ajustes menores aquí y allá. Pero sentí que los neoyorquinos se merecían algo mejor.

El año anterior a la llegada de Byford a la ciudad de Nueva York, 2017, fue un año excepcional para el horror del metro. El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, era el jefe máximo de Byford. Había declarado el estado de emergencia en el M.T.A., la Autoridad de Transporte Metropolitano. Andy Byford elaboró ​​un plan de rehabilitación llamado Fast Forward, con un precio de $ 40 mil millones. Pudo vender el plan y asegurar la financiación. La rehabilitación del metro comenzó rápidamente. Cuando Byford llegó a Nueva York, la puntualidad del metro era del 58 por ciento. debajo de él se elevó al 80 por ciento. Se convirtió en un héroe popular; su apodo: Train Daddy. Las pegatinas de Train Daddy aparecieron por toda la ciudad.

BYFORD: Todo el asunto de Train Daddy fue divertido. Apareció de la nada. Y, ya sabes, de repente se produjo la conmoción que vino con el apodo.

Si hay algo que a los políticos no les gusta, y esto parece especialmente cierto en el caso de los políticos de Nueva York, incluido el gobernador Cuomo, es cuando sus subordinados se vuelven demasiado populares. Andy Byford fue excluido de ciertas reuniones. Su agencia madre, la M.T.A., se reorganizó repentinamente.

BYFORD: Como resultado de la reorganización, mi trabajo se redujo básicamente a la mitad. No fue el trabajo para el que me trajeron a Nueva York.

La modernización del sistema de metro ya no formaba parte de la cartera de Andy Byford. Se había reducido para que siguiera funcionando.

BYFORD: Incluso lo que quedaba, el elemento restante, que es el funcionamiento diario, me encontré excluido de las decisiones clave. Descubrí que pensaba que otras personas estaban tomando decisiones operativas y esa era una posición insostenible.

A Byford le había encantado ese trabajo en Nueva York. A él y a su esposa les encantaba vivir en Nueva York. Pero Train Daddy había tenido suficiente.

BYFORD: He decidido renunciar. Sin embargo, fue mi elección. Podría haberme quedado.

La renuncia de Byford aterrizó en enero de 2020 cuando cierto virus dañino circuló por el mundo.

BYFORD: Cuando surgió el verdadero horror de Covid, me sentí un poco culpable porque si hubiera sabido lo que faltan solo unos meses podría haber renunciado, pero pensaría que lo había dejado en espera porque me sentía desesperadamente triste por el maravillosos 50.000 empleados de transporte público de la ciudad de Nueva York que pagaron un precio terrible por Covid. Como líder, me hubiera gustado haber estado allí para al menos guiarla a través del asunto, incluso si el resultado final hubiera sido que al final todavía me hubiera ido.

Pero Byford se había detenido y no sabía qué hacer a continuación. Él y su esposa planeaban quedarse en Nueva York. Pero primero tuvo que volar de regreso a Inglaterra.

BYFORD: De hecho, vine de Nueva York para cambiar mi visa y terminé siendo atrapado por la prohibición de viajar.

Cuando se cerró Covid, Byford se quedó atrapado en Inglaterra y su esposa en Nueva York.

BYFORD: Mientras estaba sentado en mi casa de Plymouth, se me ocurrió que esta era una oportunidad única en la vida de hacer mi parte por Gran Bretaña, hacer mi parte por Londres y tirar mi sombrero al ring.

Eso es cierto. En el momento en que el exjefe de tránsito de Nueva York fue encarcelado en su país de origen, se puso a disposición un puesto para el puesto de comisionado en la enorme agencia Transport for London. Byford se postuló, consiguió el trabajo y ahora es responsable no solo de los ferrocarriles subterráneos de Londres, también conocidos como Metro o Subterráneo, sino de todo el sistema de transporte: trenes y transbordadores sobre el suelo, carreteras y autobuses, incluso bicicletas y peatones. Fue un nuevo comienzo inducido por Covid para Byford en un sistema que tiene que hacer su propio comienzo nuevo inducido por Covid.

BYFORD: Actualmente, el número de conductores de autobuses ronda el 40 por ciento. El tubo, alrededor del 20 por ciento del nivel normal. En un momento dado, el metro tenía el 5 por ciento de su volumen normal de pasajeros, no visto desde la época victoriana.

Y es difícil predecir a qué nivel de pasajeros regresarán y cuándo.

BYFORD: Modelamos cinco escenarios, desde un escenario apocalíptico en el que la cantidad de conductores casi nunca se recupera, hasta un escenario en el que es probable que seamos demasiado optimistas en el que volvamos al regreso a la normalidad. No creo que ambos sean probables, pero algo en el medio, donde podríamos obtener el 90 por ciento de los conductores a mediano plazo, es más probable.

Byford ve este momento como una oportunidad.

BYFORD: Uno de mis mantras en la vida es que en la adversidad siempre hay oportunidades y diría con certeza que es con la pandemia porque puedes aprovechar la oportunidad para pensar en la forma en que siempre has hecho las cosas.

“Pensar en cómo siempre has hecho las cosas”, como explicó Katy Milkman anteriormente, es uno de los principales beneficios de comenzar de nuevo. Y una de las pruebas más interesantes de un nuevo comienzo proviene del mismo metro de Londres que ahora maneja Andy Byford. En 2014 hubo una huelga de tránsito de dos días que cerró algunas estaciones del sistema de metro de Londres. Muchos viajeros habían interrumpido sus rutas normales. Simplemente podría ver esto como un inconveniente temporal o un nuevo comienzo forzado. Especialmente si fueras un economista que buscaba un proyecto de investigación.

Ferdinand RAUCH: Bueno, mi nombre es Ferdinand Rauch. Soy economista en la Universidad de Oxford.

Cuando terminó la huelga, Rauch y algunos colegas recopilaron datos que mostraban cómo los viajeros habían ajustado sus rutas. Los investigadores pudieron ver cuántos viajeros respondieron a este experimento forzado cambiando su comportamiento y apegándose a la nueva ruta.

RAUCH: Alrededor del 5 por ciento de los viajeros en el sistema de Londres cambiaron su comportamiento cuando se enfrentaron a la experimentación forzada.

O, como dice Katy Milkman:

MILCHMANN: Aproximadamente el 5 por ciento de los viajeros encontraron algo nuevo que era mejor para ellos en este experimento de dos días, y lo siguieron después.

HUMO: Entonces podría ser un paseo más agradable o podría haber una tienda conveniente en el camino que descubrirás si eliges una ruta diferente. Puede ser que sea más agradable esperar en las estaciones. Por lo tanto, podrían ser todo tipo de cosas las que hacen que un viajero sea mejor que otro.

Comenzar de nuevo con una pausa de dos días en su rutina dio como resultado que una proporción significativa de viajeros (el 5 por ciento) probaran algo que les gustaba más y se aferraran a ellos aunque no hubieran buscado el cambio. Cerrar Covid fue un cambio que ninguno de nosotros estaba buscando. Así que tienes que preguntarte qué viejos y nuevos hábitos rompimos.

RAUCH: Es por eso que nuestros hábitos son controlados muy estrictamente por Covid. Tenemos que cuestionar la mayoría de las cosas que hacemos. Tenemos que hacer muchas cosas de manera diferente. Si el tema general de nuestro trabajo es correcto, que las personas se vuelven hábitos excesivos, entonces Covid ha estado funcionando durante tanto tiempo que la gente podría estar atrapada en un nuevo hábito ahora.

MILKMAN: Cambié mis rutinas de ejercicio en relación con esta pandemia porque mi horario cambió. Mi situación de cuidado de niños ha cambiado. No fui a la oficina. Pero los nuevos hábitos que he establecido no coincidirán ni serán compatibles con mis viejas rutinas. Entonces tengo que crear un nuevo hábito de práctica. Y eso significa que tengo que empezar a crear esa rutina de nuevo. Y eso es dificil.

* * *

Katy Milkman tiene un doctorado conjunto. En ciencias de la computación y negocios, sin embargo, estudia el cambio de comportamiento: cómo hacer que los malos hábitos sean menos atractivos y los buenos hábitos un poco más pegajosos. Es mucho más fácil decirlo que hacerlo. Y cuando se trata de cambios de comportamiento, la teoría no siempre predice la realidad.

MILKMAN: Teníamos la teoría de que la mejor manera de ayudar a las personas a desarrollar hábitos persistentes es llevarlas a una rutina realmente estable. Entonces, si pudiéramos convencerte de que vayas al gimnasio a la misma hora todos los días. Dijimos que si básicamente le pagamos lo suficiente para hacerlo una y otra vez al mismo tiempo durante un mes, veremos este aumento en la formación de hábitos. Entonces hicimos esta prueba. Pagamos a algunas personas para que fueran realmente rutinarias, como a la misma hora todos los días. Y a otras personas a las que pagamos por ser menos rutinarias, por así decirlo. Y estábamos seguros de que si nos soltábamos y mirábamos lo que pasaba, la gente de rutina se levantaría.

Pero lo que ellos y sus colegas vieron en realidad:

MILKMAN: Fue todo lo contrario. Las personas a las que les pagamos por ser flexibles y hacer cosas en diferentes momentos han construido hábitos más sostenibles. Y creo que los nuevos comienzos también son así. La vida es un desastre. Entonces necesitamos flexibilidad. Y están todos estos pequeños trucos, como intentar practicar hábitos con planes alternativos y agregar un búfer en caso de que falle.

DUBNER: Entonces, cuando hablas de ayudar a las personas a salirse con la suya y lograr más, parece que estás hablando de una parte de la población, pero ciertamente no de toda la población, porque la vida no es para todos, el caos. Y hay algunas personas para quienes la rutina no solo es deseable, sino que son realmente buenas en ella. Y tienen una disciplina que no les exige tener estos nuevos comienzos. Por ejemplo, cuando soy un oficial militar escuchándote, digo: “Está bien, parece que estás tratando de solucionar un problema que yo arreglé de otra manera, teniendo una rutina y una disciplina en las que puedo lograr las metas que necesito”. sin depender de trucos mentales. “¿Es lo que estás describiendo realmente universal y realmente generalizable, o es más para el tipo de personas que son propensas a cierto tipo de” desorden “en su idioma?

MILKMAN: De hecho, creo que las personas más exitosas usan todos estos trucos.

DUBNER: Deshalb sind sie erfolgreich, sagen Sie.

MILKMAN: Ja. Ich muss noch die perfekte Person treffen, wie diesen Militäroffizier, von dem Sie sprechen. Ich habe das Gefühl, mit vielen wirklich, wirklich erfolgreichen, unglaublichen Menschen zu interagieren, zwischen meinen Schülern an der Wharton School und meinen Kollegen und den Menschen, mit denen ich die Gelegenheit hatte, in Unternehmen an Forschungsprojekten zu arbeiten.

DUBNER: Und sie sind alle ein Chaos, sagen Sie.

MILKMAN: Nun, sie erreichen viel, aber wir haben alle Probleme. Es gibt niemanden, der nicht unter Selbstkontrollproblemen oder Vergesslichkeit leidet. Je mehr Sie erreichen, desto mehr müssen Sie auf einer bestimmten Ebene alles richtig machen, da die Fehlerquote geringer ist. Aber ja, ich glaube nicht, dass es viele Leute gibt, die alles herausgefunden haben. Jeder strebt danach, in irgendeiner Dimension besser zu werden.

Es gibt auch die Tatsache, dass, sobald Sie eine gute Gewohnheit oder Routine etabliert haben, nirgends geschrieben steht, dass Sie Anspruch auf ihre ewige Fortsetzung haben.

MILKMAN: Wir haben diese große Intervention durchgeführt, um die Menschen dazu zu bringen, regelmäßiger Sport zu treiben. Und wir hatten diesen sehr positiven Effekt. Und es wurde in der Thanksgiving-Pause weggewischt. Die Schüler haben also diese Störung in ihren Stundenplänen. Und sie gingen nach Hause. Das Fitnessstudio war geschlossen. Sie kamen zurück und alle Vorteile wurden weggespült.

Milkman und ihre Kollegen wussten bereits, dass sich ein Neuanfang positiv auswirken kann. Aber dieser Thanksgiving-Fehler brachte sie dazu, eine Kehrseite zu sehen.

MILKMAN: Wir waren wirklich interessiert an der Idee, dass Störungen manchmal negativ sein können. Wir waren auch sehr an der Idee des Zurücksetzens interessiert.

Hengchen DAI: Ich studiere eine Art Neuanfang, den ich “Zurücksetzen” nenne.

Das ist Hengchen Dai, eine ehemalige Schülerin von Katy Milkman. Dai unterrichtet jetzt an der Anderson School of Management der U.C.L.A., wo sie Motivation studiert. Sie begann zunächst in einer Reihe von Laborexperimenten, die Idee des „Zurücksetzens“ zu untersuchen. Die Teilnehmer würden ein Spiel spielen, bei dem sie in der Mitte unterbrochen würden. Bei dieser Unterbrechung wurde bei einigen Teilnehmern die Punktzahl auf Null zurückgesetzt. andere würden ihre Punktzahl am Laufen halten.

Dai wollte wissen, ob ein Reset die Gesamtleistung beeinflusst und wenn ja, ob es einen Unterschied gibt, ob der Teilnehmer vor dem Reset im Spiel gut oder schlecht abschneidet. Mit anderen Worten: Wie sieht der Neuanfangseffekt aus, wenn Sie Erfolg haben, und wie sieht er aus, wenn Sie Probleme haben? Ihre Laborergebnisse waren so interessant, dass sie den Reset-Effekt in der realen Welt analysieren wollte. Sie suchte nach einem realen Szenario, das das Laborspiel widerspiegelte, das sie ausgeführt hatte. Und sie fand es in der Major League Baseball. Dies könnte Sie zu der Annahme führen, dass Dai ein großer Baseball-Fan ist.

DAI: Ich weiß im Grunde nichts über Baseball. Ich scherze oft mit meinen Freunden, dass das Leben zu kurz ist, um Baseball zu schauen.

Aber Baseball hatte eine Eigenart, die perfekt für das war, was Dai über Resets wissen wollte.

DAI: Die Major League Baseball besteht also aus zwei Ligen, der American League und der National League.

Ganz routinemäßig werden Spieler während der Saison gehandelt.

DAI: Und wenn ein Spieler während der regulären Saison über Ligen hinweg gehandelt wird, werden seine aktuellen Statistiken zurückgesetzt. Nehmen wir zum Beispiel an, ein Spieler hatte kurz vor dem Handel einen Schlagdurchschnitt von 0,275.

Ein Schlagdurchschnitt von 0,275 ist ziemlich gut und liegt über dem Ligadurchschnitt. Alles in der Nähe von .300 gilt als ausgezeichnet. Nehmen wir also an, dass .275 Hitter von einem Team in der American League wie den Boston Red Sox zu einem Team in der National League wie den Chicago Cubs gehandelt werden.

DAI: Wenn er über Ligen hinweg gehandelt hat, beginnt sein Schlagdurchschnitt bei Null.

Das ist also ein Reset. Aber – und hier ist die Eigenart, die Baseball zur perfekten realen Umgebung für Hengchen Dais Studie gemacht hat – wenn derselbe .275-Schlagmann von einem American League-Team zu einem anderen American League-Team oder von einem National League-Team zu einem anderen National League-Team gehandelt wird wird sein Schlagdurchschnitt nicht zurückgesetzt. Voila: Ein perfektes natürliches Experiment, um die Leistung des Resets zu testen. Mit vielen Daten: Dai untersuchte von 1975 bis 2014 etwa 700 Trades, die 250.000 einzelne Fledermäuse abdeckten. Nun gab es viele Faktoren, die Dai berücksichtigen musste. For instance, if a player happened to be doing very well when they were traded and did worse after, or vice versa.

DAI: I think some people who are listening to this episode will naturally think, “Wait, wouldn’t it just be a regression to the mean, right?” And that’s why it’s critical for me to have a control condition, to look at people who are also traded but within the same league.

Regression to the mean wasn’t the only thing Dai had to control for. For instance:

DAI: Maybe it’s just easier to get a high batting average once you were traded because now you often play in ballparks that are favorable to batters.

Right. Some ballparks are considered “hitters’ parks” while others favor pitchers. And you play half your games in your home park; so you have to control for that. And also:

DAI: People may be wondering, “Okay, batters traded across leagues may face pitchers whom they have not encountered, right? And in contrast, the batter who is traded within the same league may continue to bat against the same set of pitchers.” So what I did is I tried to capture batter-pitcher familiarity by controlling for the number of times a batter encountered a given pitcher up to a given at-bat during his career.

As you can tell, Hengchen Dai learned quite a bit about baseball for someone who finds that life is too short to watch it. What else did she have to control for?

DAI: So one potential concern is people were traded to teams with different qualities, potentials, and performances, right? So, to address this possibility, each time when a player comes at-bat,  I control for the performance of the team at that time the player was at. And specifically, I control for the percentage of games the player’s team had won up to that date, as well as the team’s batting average up to that date.

She also controlled for the difference in moving from the American League to the National League versus from the National League to the American League. And finally, Dai controlled for the date of the trade — the point in the season at which it took place.

DAI: If I’m traded at a later point, I may have a different reaction to reset. And I want to make sure this is not driving my effect.

So, with all those bases covered, Dai ran her analysis across all those trades, all those years, all those at-bats. What’d she find?

DAI: So, I find that when a player’s performance is weak — more precisely, their batting average prior to the trade is low — a reset is helpful. Their performance after the trade is significantly better if they are traded across leagues than if they are traded within the same league.

In other words, for players who had not been playing well, a trade with a batting-average reset provided a fresh start that lifted their fortunes. And what about players who had been playing well before they were traded?

DAI: So, their performance actually reduced after they were traded, both when they are traded across leagues or when they are traded within-league.

So for players who were doing well when they were traded, the reset proved to be a negative. More of an interruption than a fresh start. One example Dai points to in her data is Manny Ramirez, one of the best hitters in the modern era; he played for five teams over nearly two decades. Dai points to the 2010 trade that brought him from the Los Angeles Dodgers of the National League to the Chicago White Sox of the American League, and a newspaper article published at the time:

DAI: And I quote the article. It says, “Ramirez’s batting average has slipped all the way after a decent start. He has more strikesouts than hits.”

TEWKSBURY: I think in the case of Manny, age is a factor.

That’s Bob Tewksbury.

TEWKSBURY: He also, I believe, got suspended because of performance-enhancing drugs. And I think he spent his time away, or whatever the penalty was, and then came back.

Tewksbury is a former big-league pitcher himself.

TEWKSBURY: I personally don’t think that that’s a great person to focus on on this, because of his variables.

Now, just because one player has a few extra variables to consider doesn’t mean that Hengchen Dai’s findings don’t hold up. But the case of Manny Ramirez does show how tricky it can be to measure behavior change at the individual level. In baseball, as in life, one change may be accompanied by many more. But Bob Tewksbury does believe that Hengchen Dai’s research, in general, has the ring of truth. After his pitching career, Tewksbury became a mental-skills coach, and he’s worked for a variety of teams.

TEWKSBURY: If you’re below that league average and you get traded, I think psychologically you’re having a bad year and you’re thinking like, “Oh my God, I’m going to end up hitting .230 this year.” But then you get traded and you go, “Hey, I can start over again and it’s fresh.” And now you get out of the gate and you’re 3-for-your-first-10 and you’re hitting .300, and psychologically you feel better. And conversely, when you get traded across leagues and you know, you’re batting .300 in one league the psychological effect is, “Now I’ve got to keep this going. I’ve lost my whole routine.” I think the reset effect is real in that case on both ends.

As a pitcher, Bob Tewksbury won more than 100 games, playing for six teams over more than a decade. He had the experience of being traded — from his first team, the New York Yankees.

TEWKSBURY: I was with my now-wife. It was the All-Star Break of ‘87. She had come to visit me, and we went to the Catskills. And the bellman at the hotel told me that I’d been traded, you know, there was no cell phones. It was on the radio. He told me. And I’m like, “Holy cow.” And it is a blow it’s almost like you know, your mom and dad saying, “Hey, by the way, we don’t want you anymore. You’re going to go live with the Smiths.”

The trade sent Tewksbury to the Chicago Cubs.

TEWKSBURY: And they didn’t know me from Adam. I actually was hurt shortly after I got there, so I didn’t perform well. And then the perception of, you know, we traded for this guy? The innuendos, the body language, the nonverbals, you know, you don’t feel comfortable. You’re learning a new city and a new everything. So that move from New York to Chicago was not good. But the move from Chicago to St. Louis was wonderful.

That move was a year later. Tewksbury, by now a free agent, chose to sign with the St. Louis Cardinals.

TEWKSBURY: You know, I felt comfortable. The organization was very family-friendly. I met some friends that, you know, we played together for a long time and that became very fun. My son was born in St. Louis. I had my best seasons there. And I think a lot of it was because of the comfort level of playing in St. Louis and the people in the city and in the organization.

It’d be hard for any fresh-start data set to reflect the variables that Bob Tewksbury’s talking about here. Not just a new team but a new community, a new environment, a growing family. So it’s probably not the reset alone that messes with your psyche. Any number of things could make a fresh start a good one or a bad one. There’s another sport — which Tewksbury’s also fond of — that may be a bit simpler to consider: golf.

TEWKSBURY: The golfers all live at home. They’re not on a particular team. They travel to the tournaments. The golf courses don’t change. You know, the hole is still the same size when you get to the green.

And there’s one particularly intriguing fresh-start possibility in professional golf. Most of the best players on the P.G.A. Tour are in their 20s and 30s; it’s mostly a young man’s game. But at age 50, there’s a reset possibility: that’s when you can qualify for the P.G.A.’s senior tour. And if you look at what happens to golfers as they turn 50 and join that tour — some of them win tournaments right away, most recent examples being Jim Furyk and Phil Mickelson. Granted, they are both still good enough to play on the regular P.G.A. Tour, and the senior courses are easier. But if I were an academic researcher looking for another scenario to test the fresh-start effect, I’d be thinking about golfers and the age-50 reset.

TEWKSBURY: I think that would be a good study on age and performance.

At the very least, Katy Milkman thinks there is one idea from golf that should carry over into real life. It’s the mulligan — a free, do-over shot.

MILKMAN: I think we should all take a mulligan for 2020 and probably the first half of 2021. Yes, it’s a mess. You know, when you’re stressed out and dealing with horrible things happening in the world, it’s really hard to stay on track with your goals. So, I think, yeah, everybody should cut themselves some slack and jump on the fresh-start bandwagon when things start looking up.

When you are ready, feel free to take inspiration from these Freakonomics Radio listeners and their New Year’s resolutions:

JACLYN: My resolution is to stay off of Facebook.

MICHAEL: My New Year’s resolution is to not do any personal online shopping.

PATRICIA: My 2021 New Year’s resolution is to be more stoic.

ERIC: This year, my resolution is to avoid saying “no” when friends or family invite me to spend time with them.

JIFFY: My New Year’s resolution is to get my kids to spend a thousand hours outside and to be with them doing that.

GREG: I’m 76 years old and I’ve never made a New Year’s resolution until now. I pledge to compose and perform a short melody, less than a minute, for every day of 2021 and post it on Instagram. But honestly, it might have been easier to give up on the booze.

Thanks to everyone who sent in resolutions. Thanks, also, to Katy Milkman, Hengchen Dai, Andy Byford, Ferdinand Rauch and Bob Tewksbury for teaching us all about fresh starts. We’ll be back next week. Until then, take care of yourself and, if you can, someone else too.

*      *      *

Freakonomics Radio is produced by Stitcher and Renbud Radio. This episode was produced by Zack Lapinski. Our staff also includes Alison Craiglow, Greg Rippin, Mark McClusky, Matt Hickey, Mary Diduch, and Emma Tyrrell; we had help this week from Jasmin Klinger. Our theme song is “Mr. Fortune,” by the Hitchhikers; the rest of the music was composed by Luis Guerra. You can subscribe to Freakonomics Radio on Apple Podcasts, Stitcher, or wherever you get your podcasts.

Here’s where you can learn more about the people and ideas in this episode:

SOURCES

RESOURCES

  • “A Large-Scale Experiment on New Year’s Resolutions: Approach-Oriented Goals are More Successful than Avoidance-Oriented Goals,” by Martin Oscarsson, Per Carlbring, Gerhard Andersson, and Alexander Rozental (PLOS ONE, 2020).
  • “A Double-Edged Sword: How and Why Resetting Performance Metrics Affects Motivation and Performance,” by Hengchen Dai (Organizational Behavior and Human Decision Processes, 2018).
  • “The Benefits of Forced Experimentation: Striking Evidence from the London Underground Network,” by Shaun Larcom, Ferdinand Rauch, and Tim Willems (2017).
  • “Framing the Future: The Risks of Pre-Commitment Nudges and Potential of Fresh Start Messaging,” by John Beshears, Hengchen Dai, Katherine L. Milkman, and Shlomo Benartzi (NBER, 2016).
  • “The Fresh Start Effect: Temporal Landmarks Motivate Aspirational Behavior,” by Hengchen Dai, Katherine L. Milkman, and Jason Riis (Management Science, 2014).
  • “Holding the Hunger Games Hostage at the Gym: An Evaluation of Temptation Bundling,” by Katherine L. Milkman, Julia A. Minson, and Kevin G. M. Volpp (Management Science, 2013).
  • “The Resolution Solution: Longitudinal Examination of New Year’s Change Attempts,” by John C. Norcross and Dominic J.Vangarelli (Journal of Substance Abuse, 1989).

EXTRA

Sending
User Review
0 (0 votes)