REPRODUCCIÓN (2015): ¿Podría el próximo Brooklyn ser … Las Vegas? (Episodio 205)

Tony Hsieh, el director ejecutivo de toda la vida von Zappos fue un iconoclasta y un soñador. Hace cinco años nos sentamos alrededor de una fogata en el desierto con él para hablar sobre estos sueños. Hsieh murió recientemente a causa de un incendio en una casa. tenía 46 años.

Escuche y suscríbase a nuestro podcast en Podcasts de Apple, Grapadorao en otra parte. A continuación se muestra una transcripción del episodio, editada para facilitar la lectura. Para obtener más información sobre las personas y las ideas del episodio, consulte los enlaces al final de esta publicación.

* * *

Esta es una versión de un episodio que lanzamos en 2015. Se trata de cómo un hombre, un hombre tranquilo pero extremadamente interesante y consumado, tuvo una visión y actuó en consecuencia. Su nombre es Tony Hsieh. Durante más de dos décadas fue C.E.O. la empresa de calzado Zappos; Era conocido en la comunidad tecnológica y empresarial, y más allá, como un iconoclasta y soñador, tal vez incluso un buscador. Antes de grabar este episodio en Las Vegas, solo había conocido a Hsieh una o dos veces con mi amigo y coguionista Steve Levitt.

Ambos estábamos muy encariñados con el propio Hsieh y con un libro que publicó. Traer buena suerte. Tony Hsieh murió hace aproximadamente una semana a la edad de 46 años. Cuando escuché la noticia, hurgué en nuestros archivos para reproducir el episodio. Pensé que todos querrían escucharlo también. Tenga en cuenta que algunos hechos y cifras ahora están desactualizados. Agregaremos algunas actualizaciones al final. El propio Hsieh no aparece hasta la segunda mitad del episodio, pero como escucharás, su espíritu también flota durante la primera mitad. También escuchará que su bebida preferida fue Fernet-Branca. Si tomas una copa de vez en cuando, es posible que desees servir una para Tony ahora.

Maggie HSU: Estamos en la esquina de Ogden Avenue y Las Vegas Boulevard North.

Stephen DUBNER: En Las Vegas, Nevada. ¿Nevada? Nevada no.

HSU: Nevada.

DUBNER: ¿Es Nevada?

HSU: Nevada.

DUBNER: Oh Dios, ¿me equivoqué todo el tiempo? Siempre trato de ser tan respetuoso con la forma en que se pronuncia un lugar en el lugar en el que se encuentra, como creo que Oregon. Oregón. Ahora probablemente estoy equivocado.

ADAM: No, tienes razón.

DUBNER: Es New Yursie, ¿verdad? No esta bien Y miramos al Ogden.

HSU: Sí.

The Ogden es un edificio de apartamentos de lujo en el centro de Las Vegas. No en el Strip, la parte famosa de la ciudad, con todos los grandes hoteles y casinos y el brillo. El centro antiguo está a unas cinco millas al norte del Strip, pero sigue siendo Las Vegas en el estado, dímelo. na-VAA-da. Los apartamentos en Ogden se venden en el rango bajo a medio de seis dígitos.

DUBNER: ¿Cuánto tiempo lleva viviendo allí?

HSU: Viví allí un año y medio.

Y tú eres:

HSU: Maggie Hsu y yo lideramos el desarrollo comercial de Downtown Project.

El Downtown Project es, como su nombre indica, un proyecto para hacer que el centro de Las Vegas vuelva a ser algo, un área vibrante donde muchas personas realmente quieren vivir.

HSU: Vegas es un mercado muy singular. Si tienes familia, niños o animales, tener un apartamento en el centro es menos atractivo. Por eso, realmente estamos tratando de mejorar las comodidades para que tengas un parque para perros cerca y restaurantes a poca distancia.

Pero como oirá, es más que eso, más que simplemente mejorar las comodidades. El proyecto Downtown, fundado en enero de 2012, tiene una gran visión y un alto precio, que es financiado principalmente por un solo hombre.

HSU: Entonces, la asignación inicial para el proyecto fue de $ 350 millones, que Tony Hsieh había financiado en su totalidad como una empresa con fines de lucro.

Tony Hsieh ya es un iconoclasta empresarial. Primero se involucró como inversionista en Zappos, el minorista de calzado y ropa en línea, pero luego se convirtió en su director ejecutivo. y ha liderado una cultura corporativa durante años que la mayoría de las empresas no reconocerían. Sus prioridades incluyen: divertirse, empoderar al personal del centro de llamadas y hacer felices a los clientes a casi cualquier costo.

Ya hemos escrito sobre Hsieh y Zappos, por ejemplo, cómo a veces se celebran reuniones corporativas en un bar. Y por qué se anima a los representantes de clientes a hablar con un cliente todo el tiempo que quieran, sin un guión, cómo pueden resolver problemas sin llamar a un gerente e incluso “despedir” a un cliente que les está causando problemas . Y cómo Zappos brinda a los nuevos empleados la oportunidad de renunciar a su nuevo trabajo y recibir una bonificación por despido de alrededor de un mes de salario, porque Tony Hsieh asume que preferiría eliminar a alguien que realmente, realmente, realmente no quiere trabajar en Zappos.

Todos estos juegos de apuestas han dado sus frutos: en 2009, Amazon.com compró Zappos por alrededor de $ 1.2 mil millones. Ahora, Hsieh está usando parte de su dinero en una apuesta aún mayor: tratar de convertir el centro de Las Vegas en un tipo de ciudad muy diferente. Entonces, en este episodio de Radio FreakonomicsEstoy seguro de que haremos lo que la mayoría de ustedes piensa cuando visite Las Vegas. Nos sentamos junto a la fogata y charlamos con Tony Hsieh y bebidas aptas para fogatas:

Tony HSIEH: No suelo beber cerveza. ¿Y este es tu primer P.B.R.?

DUBNER: Eso creo. Um, sabe a cerveza.

HSIEH: Tuvimos una foto de Fernet antes para aquellos de ustedes que están sintonizados.

* * *

En comparación con el auge de Las Vegas, una meca del juego y el entretenimiento construida en medio de la nada por la moral de algunos gánsteres judíos, banqueros mormones y otros personajes pintorescos, el proyecto del centro de la ciudad que Tony Hsieh imaginó no es del todo muy valiente. Pero para cualquier persona interesada en las ciudades y el futuro de las ciudades, vale la pena prestar atención.

La idea de rediseñar el centro de Las Vegas comenzó cuando Hsieh trasladó la sede de Zappos de Henderson en el extremo sureste de Las Vegas al centro. Pero Hsieh, que era Hsieh, no estaba satisfecho con una dirección aleatoria: Zappos se mudó al antiguo ayuntamiento. La antigua cámara del Ayuntamiento de Las Vegas es ahora un auditorio para reuniones corporativas de Zappos. La antigua prisión se ha convertido en un gimnasio para el personal. Y cuando Zappos cruzó el Ayuntamiento, Tony Hsieh comenzó a preguntarse si el centro mismo podría ser renovado. Una de sus principales inspiraciones fue un economista de Harvard llamado Ed Glaeser, quien publicó un manifiesto llamado hace cuatro años Triumph of the City: cómo nuestro mayor invento nos hace más ricos, más inteligentes, más ecológicos, más saludables y más felices.

DUBNER: Profesor Glaeser.

Ed GLAESER: Hola Stephen. ¿Cómo estás?

DUBNER: Estoy muy bien gracias como estas

GLAESER: Genial, gracias.

DUBNER: ¿Y dónde estás hoy?

GLAESER: Estoy en París, Francia.

DUBNER: Pobre chico. ¿Cómo te va ahí?

GLAESER: Es un espectacular día de abril en París.

DUBNER: Y ahora deberíamos señalar que no vive en París, así que dénos rápidamente su buena fe geográfica.

GLAESER: Normalmente vivo fuera de Boston. Y estoy haciendo un año sabático ahora mismo para civilizar a mis hijos llevándolos a diferentes ciudades.

DUBNER: Muy bien. Y tiene un interés especial en las ciudades, ¿no es así, señor?

GLAESER: Realmente lo hago. Amo mucho las ciudades. He pasado la mayor parte de mi vida adulta estudiando ciudades. Y esa también es una de las razones por las que estoy aquí en París.

DUBNER: Ed, creciste en la ciudad de Nueva York, por lo que puedes ser parcial, pero simplemente luchaste por mí si no te importan tus cinco, digamos, ciudades favoritas del mundo.

GLAESER: Oh, vamos. Es como calificar a sus hijos favoritos. Es muy injusto.

DUBNER: No tienes tantos hijos, así que probablemente sea un poco más fácil. Si.

GLAESER: Pero definitivamente amo Nueva York y Boston y me gusta mucho Hong Kong y creo que Singapur es, y seguirá siendo, el lugar mejor administrado del planeta y Europa está llena de ciudades maravillosas llenas de encanto e historia. que yo también amo mucho.

DUBNER: Si tuvieras que elegir una ya que ahora estás en París, tal vez sería París. Si tuvieras que elegir una ciudad de Europa Occidental para hacer tu lista de las 5 mejores, ¿cuál sería?

GLAESER: Oh, París es definitivamente genial. Acabo de pasar un mes en Barcelona, ​​que también me encanta y que también me ilusiona con Londres.

DUBNER: Compartió sus cinco o siete ciudades favoritas con nosotros y descubrió que lo que las convierte en sus favoritas no es necesariamente universal. ¿En qué lugar de su lista, y esta lista puede ser tan larga como desee de las ciudades del mundo, dónde estaría Las Vegas en esta lista?

GLAESER: Nuevamente les di las ciudades que amaba. No estoy seguro de estar cómodo haciendo una lista, pero la dinámica en Las Vegas ciertamente tiene mucho que ofrecer. Las Vegas fue una de las ciudades estadounidenses de más rápido crecimiento durante décadas. Era un lugar donde, hasta el auge, como muchas ciudades en Sun Belt, los estadounidenses hicieron un trabajo maravilloso al proporcionar enormes cantidades de viviendas asequibles a los estadounidenses con ingresos normales, y eso es genial. No se hace responsable de sus políticas favorables a las empresas. Todas estas cosas están destinadas a ser amadas.

Es cierto que lo que la gente suele considerar el centro de Las Vegas, el Strip de Las Vegas, que está realmente en la ciudad sin personalidad jurídica, es algo de lo que puedo maravillarme como amante de las ciudades. Pero es difícil enamorarse de ella. Creo que, históricamente, la gran debilidad de Las Vegas fue la educación. Tanto es así que en mi primer trabajo documentando la relación entre la educación y el crecimiento urbano, Las Vegas fue obviamente un gran valor atípico porque estaba creciendo muy rápido y tenía tan poca base en términos del porcentaje de la población con un título universitario. Y en la ciudad todavía hay alrededor del 21 por ciento de adultos de Las Vegas con títulos universitarios mucho más cerca de Detroit, que es alrededor del 12 por ciento, que Seattle, que es alrededor del 50 por ciento. Y sigo pensando que este es el mayor desafío para Las Vegas para atraer una gama más amplia de categorías de habilidades.

Ese mensaje, la necesidad de atraer a personas bien educadas, llegó a Tony Hsieh y a los demás arquitectos del proyecto Downtown. Uno de ellos es Zach Ware, socio general de Vegas Tech Fund, la rama de capital de riesgo del Downtown Project:

Zach WARE: El trabajo que encontramos por primera vez y que realmente pensé que plantó las semillas para el proyecto Downtown fue el libro de Ed Glaeser.

GLAESER: Me sentí muy halagado cuando Tony me habló. Él leyó mi libro y parece muy emocionado. Obviamente, es muy halagador y Zappos me pagó para que saliera y diera una charla a sus trabajadores. Y pude pasar el rato con Tony durante unos tres días en el centro de Las Vegas. Encontré lo que estaba haciendo fascinante y siempre lo encontré como una apuesta incierta.

Esa apuesta fue si Tony Hsieh podría usar su fortuna para transformar el centro de la ciudad. No construyendo grandes atracciones que atraigan visitantes; sino reconfigurando las cosas para los lugareños. Nuevamente Zach Ware:

WARE: Entonces, en el caso de Tony, fue al sitio de bienes raíces para obtener un área contigua bastante grande. Y su perspectiva era: “No necesariamente tengo que construir todo. No quiero. No quiero programar el vecindario. No soy alguien que pueda hacer eso. Pero lo que puedo hacer es ser una fuerza lo mejor que pueda”. “Entonces, nuestra arma secreta, si querías un restaurante, librería, bar, sala común, etc. que de alguna manera coexistieran, nuestra salsa secreta era que Downtown Project poseía toda la propiedad. La idea es que cuando miras espacios de coworking, oficinas, ciudades, la magia y la creatividad que ocurre en estos lugares se debe a encuentros casuales y conversaciones con personas a las que de otro modo no podrías llegar. No quería llegar, no sabía que existía.

Tienes una palabra para eso: colisiones. Las colisiones son una de las métricas más importantes en las que piensan Ware y Hsieh:

WARE: Se trata de desarrollar un entorno para soportar colisiones, para estimular las colisiones y tener mucho cuidado de que un plan maestro, una sola idea, pueda ser muy, muy arriesgado y que nos lleve mucho tiempo antes de Barrio autodesarrollado. Sucede la magia conceptual.

Ed Glaeser dice que esta visión es muy diferente de la mayoría de las visiones de cómo construir o hacer crecer una ciudad:

GLAESER: Si miras el mundo y sabes lo que normalmente significa construir ciudades, eso significa que a alguien se le ocurrieron algunos miles de millones de dólares para construir un proyecto: un centro de convenciones, un estadio deportivo, tal vez algo relacionado con el transporte. – y luego intentan envolver una ciudad a su alrededor. Y a veces no funciona, al menos la mitad del tiempo, pero la opinión generalizada es que las ciudades son estructuras físicas y la gente las hace seguir su ejemplo.

Hsieh fue notable porque creía que las estructuras deberían seguir a las personas. Comparto en gran medida esta opinión de que es correcto centrarse en el verdadero corazón de la ciudad, que es siempre la humanidad que vive en esta ciudad. Y era una visión de que el vecindario crecería orgánicamente, que originalmente estaría alojado en edificios más antiguos y que las empresas se alojarían en cosas como contenedores de envío. Se centraría en las redes sociales, en el encuentro de distintas personas. Fue una visión muy emocionante. Bueno, creo que es difícil hacer funcionar un denso centro de Las Vegas, ¿verdad? Quiero decir, toda el área de Sun Belt en los EE. UU. Es un área construida alrededor del automóvil.

Estoy de vuelta en las calles con Maggie Hsu, quien dirige el desarrollo comercial del proyecto Downtown. Eran alrededor de las 5 de la tarde. un martes de febrero; Vegas se estaba recuperando de una instantánea fría: había llegado a la década de 1940 y había nieve en las montañas circundantes. Zappos había planeado un evento de caridad con Britney Spears y algunos animales del zoológico. Britney Spears todavía aparecía, pero los animales del zoológico se mantenían en casa debido al frío:

DUBNER: Estamos en el comienzo del proyecto Downtown aquí en Las Vegas en Ogden. Entonces, si está buscando colisión, colisión y capacidad de colisión, y capacidad de colisión, etc., es el horario de máxima audiencia al final de la tarde y somos las únicas personas en las esquinas. Y hay 200 autos a la vista, por lo que todos chocan o no chocan sino que interactúan entre sí. ¿Cuánto más urbano tiene que volverse antes de que suceda lo que se supone que debe suceder?

HSU: Sí. Y creo que es una mezcla de aumento de la densidad residencial, pero también aumento de la accesibilidad. Así que Las Vegas es una cultura muy autocéntrica y la gente está acostumbrada a conducir por lugares.

GLAESER: Eso no es sorprendente. Todas las áreas urbanas del mundo se basan en la tecnología de transporte que prevalecía en el momento en que se hicieron. Así se construyeron las ciudades occidentales propias de la posguerra, como todas las demás, en torno al automóvil, Las Vegas. Así que la visión de Hsieh de un área para caminar más densa siempre estuvo un poco en desacuerdo con esto. Aunque Las Vegas siempre ha sido un poco peculiar debido al deseo de los turistas de poder caminar. Así que siempre tuvo más densidad y más accesibilidad que Phoenix u Oklahoma City, por ejemplo. Y creo que intentar reutilizar creativamente el antiguo espacio, tratar de centrarse en las conexiones sociales, todo eso parecía emocionante y visionario, si es que era una apuesta arriesgada.

El Downtown Project es uno de los propietarios de tierras más grandes del centro de Las Vegas en la actualidad. La empresa emplea directamente a más de 250 personas y ha contribuido a la creación de al menos 900 puestos de trabajo a través de sus inversiones iniciales. Posee y opera algunas propiedades, como Container Park, una zona de compras, restaurantes y entretenimiento al aire libre; una tienda de comestibles, un hotel boutique; y el Gold Spike, un bar y restaurante que tiene un propósito diferente:

HSU: Entonces ese es el pico de oro. Solía ​​ser un casino con Dollar Strip Blackjack y muchos otros juegos interesantes, y lo hemos convertido en un área de trabajo común para que note tomas de corriente y WiFi gratis. Es un gran lugar para nuevas empresas que no tienen oficinas para reunirse.

DUBNER: Entonces, ¿estas personas están trabajando juntas allí? ¿O solo beben?

HSU: Bueno, el chico de la esquina trasera en realidad dirige nuestro negocio de alimentos y bebidas y está teniendo una reunión, así que un poco de ambos.

El Gold Spike es perfectamente acogedor, pero solo un puñado de personas aceptaron la invitación, al menos en esta tarde de un día laborable. Se sintió un poco como una versión modelo de un bar realmente agradable:

HSU: No tiene que ser perfecto cuando lo abres por primera vez. Fue intencional entender cómo las personas usan el espacio, y el mejor ejemplo es el patio trasero. Entonces, el patio trasero era en realidad un estacionamiento cuando abrimos por primera vez, y un día alguien dijo: “¿Por qué no construir una pista de hielo?” Así que ampliamos lo que llamamos The Cold Spike y teníamos una pista de hielo, todas las cuales estaban Se decoraron las casas de pan de jengibre. No mucha gente fue a patinar sobre hielo, así que decidimos actualizarnos, y lo que realmente se destacó en las reseñas de Yelp en los comentarios de los clientes fueron estos juegos gigantes. Entonces decidimos deshacernos de la pista de hielo y construir esta área llena de juegos gigantes.

De hecho, ha habido una serie de juegos gigantes, incluida la clásica competencia en el patio trasero conocida en algunas partes como Cornhole. Básicamente es una bolsa de frijoles arrojada sobre una tabla inclinada con un agujero.

DUBNER: Está bien. ¿Cómo puntúas? ¿Hay algo en el agujero y algo en el tablero?

HSU: Hay tres en el hoyo. Hay uno en la pizarra.

DUBNER: ¿Y desde dónde estamos filmando?

HSU: Podemos empezar desde esta línea aquí.

DUBNER: ¿Cuál es nuestro compromiso? ¿Un apartamento de un dormitorio en Ogden? ¿Es eso demasiado?

HSU: Quería decir una toma de Fernet sobre los Airstreams más tarde.

DUBNER: Está bien, es un trato. OKAY. Sigue adelante. Oh. Hermoso tiro. Eso es tres. Bien, ¿cuatro en total?

HSU: Sí.

DUBNER: Está bien. Oh oh, cero.

HSU: Ohhh. ¡Estamos obligados!

DUBNER: ¿Muerte repentina?

HSU: Muerte súbita. Tengo que hacer otro.

DUBNER: Felicitaciones. Te debo un trago del espantoso licor italiano de Tony.

Después del hoyo de maíz, el recorrido continuó.

HSU: En el lado oeste de la calle está Fremont Experience y es un distrito de mejora de negocios, una mezcla de casinos y restaurantes.

DUBNER: Es mucho más antiguo que el proyecto Downtown, ¿no?

HSU: Gran parte era la película original.

DUBNER: Está bien. ¿Y luego por aquí?

HSU: Llamamos East Fremont East porque no tenemos un nombre mejor. Pero muchos de estos restaurantes y bares habían existido durante varios años y existían antes de que Zappos se mudara al centro de la ciudad, y eran una especie de lugar único donde los camareros y los dueños de restaurantes iban a los restaurantes de otras personas después del trabajo. Y así fue esta comunidad de apoyo natural y lo que Tony vio allí fue algo que tuvo el comienzo de un espacio realmente genial y único, y vamos a cruzar aquí, como Brooklyn o Austin.

Si conoce Brooklyn o Austin, parece imposible recrear el antiguo centro de Las Vegas a su propia imagen. Pero recuerde, el Proyecto Downtown tiene un arma secreta: un economista de la ciudad, Ed Glaeser, que cree que la clave de tal esfuerzo es atraer a cierto tipo de emprendedor:

DUBNER: Ed, usted escribió un artículo en 2009 llamado Clusters of Entrepreneurship, y parece que Tony está siguiendo ese plan bastante de cerca. Te leeré el comienzo de tu resumen. “El crecimiento del empleo está fuertemente predicho por el menor tamaño promedio de las fincas en las ciudades y sectores dentro de las ciudades”. Y Tony, como saben, intenta importar mucho para crear y fomentar muchas pequeñas empresas: restaurantes, tiendas, librerías, etc. Habla de ello por un minuto. Obviamente crees que este es el camino a seguir. ¿Por qué es esta la forma correcta? ¿Cómo funciona en las ciudades?

GLAESER: Bueno, creo que eso se puede ilustrar mejor con el contraejemplo de Detroit. Detroit ya no es uno de los lugares más emprendedores del mundo en la década de 1890, es solo una colección de personas inteligentes que intentan hacer lo nuevo, como Silicon Valley en la década de 1960. Y funciona tan bien que crea estas enormes empresas de automóviles que ofrecen salarios fantásticos y son increíblemente productivas.

Tiene una duración de 70 años, lo que es difícil de imaginar en términos de triunfo urbano. Sin embargo, el éxito de estas empresas está esencialmente destruyendo la tradición del capital humano empresarial. Forma a personas que son grandes hombres de negocios, pero no emprendedores ásperos. Y el espíritu empresarial, como todo lo que importa, es una habilidad. Es algo que se construyó. Y si ha trabajado para General Motors toda su vida, probablemente no sea la persona adecuada para iniciar un nuevo negocio de tarjetas de felicitación electrónicas cuando General Motors falla. Y eso es realmente, creo, de lo que trata este artículo y de lo que este tipo de larga letanía de evidencia que muestra este tipo de papel de los empresarios en la predicción del éxito urbano sugiere que, al igual que el capital humano normal, lo que está en juego Un título universitario predice a qué áreas les irá bien. Las medidas de otros tipos de capital humano, como la cantidad de habilidades comerciales en esta área, también predicen el éxito urbano.

Y creo que eso es lo que Tony Hsieh está tratando de crear un grupo suficiente de emprendimiento, tanto porque estos emprendedores crean puestos de trabajo ellos mismos como porque es probable que algunas de esas habilidades emprendedoras sean contagiosas para que las personas aprendan unas de otras y Crean grupos generales de ellos.

Por ello, el Proyecto Centro apoya el financiamiento de todo tipo de propietarios de pequeñas empresas. Hasta la fecha, ha invertido dinero en más de 50 empresas y 100 nuevas empresas tecnológicas a través del Vegas Tech Fund. Aquí está Zach Ware de nuevo:

WARE: Y en nuestro caso, dijimos: “Oye, hay un gran chef que busca abrir un restaurante. ¿Cómo podemos averiguarlo?” Aquí hay dos o tres grandes ideas de empresas de tecnología que realmente podemos invertir en grandes empresas. Vamos a hacer eso. “Y la idea para nosotros siempre ha sido crear valor mediante la creación de diversidad. Tratar de no apostar por una sola cosa, sino de tener 100 ideas asombrosas o ideas interesantes que el 20 por ciento, 30 por ciento, 40 por ciento pueden fallar y todavía tienes una economía y una actividad de la tierra muy diversa y activa en lugar de conformarte con una cosa gigantesca como un estadio o un gran edificio que puede fallar, y si falla, todo el vecindario se derrumba con él.

El epicentro del proyecto Downtown, la incubadora más densa para pequeñas empresas, se siente como un cruce entre un centro comercial al aire libre y una feria:

DUBNER: Bueno, eso … bueno, se ve así, no sé qué describirlo. Como en una plaza pública, los niños y la gente juegan con cosas, pero tiendas y carteles de llamas. Así que qué es lo

HSU: Este es el parque de contenedores. Era un viejo Motel 6 que demolimos y que quería construir un espacio comercial, una incubadora para emprendedores primerizos y un espacio para familias y niños. Por tanto, ambos componentes eran igualmente importantes. En el área al aire libre, hay muchas pequeñas empresas administradas por sus propietarios por primera vez que pueden probar sus conceptos en un espacio pequeño. Si esto tiene éxito, pueden cambiar a ladrillos y mortero independientes o cambiar de ubicación. Así que en realidad teníamos un par de tiendas que pasaron del segundo piso al primer piso porque tenían mucho éxito y necesitaban más pies cuadrados. Al mismo tiempo, teníamos esta enorme casa en el árbol propiedad de la familia Swiss Robinson en el medio con tres toboganes, un área de juegos para niños y, de hecho, podemos dar un paseo por el parque.

DUBNER: Y si mira a su alrededor y me dice los nombres de algunas de las tiendas aquí, y si el nombre no dice lo que hacen, díganos lo que hacen.

HSU: Claro. Así que Big Ern’s Barbeque es una parrilla y el dueño es un caballero llamado Ernie. Trabajaba en el centro de llamadas de Zappos y su pasión era hacer barbacoas. Así que fue otra inversión de pequeña empresa la que lo financió. Se bajó de la parte trasera de su camioneta por un tiempo, y esta fue su primera tienda. Y creo que ahora es el mejor, o el segundo mayor tendero de todo el parque. Y cuando el parque abrió, él estaba en el escenario y lo recuerdo llorando y esta fue una oportunidad que cambió mi vida.

Y luego vamos a la juguetería Kappa Toys. Entonces, Lizzy y su esposo Trevor son de Austin, Texas y estaban en una juguetería, algunos de nosotros estábamos allí para South by Southwest, nos topamos con la tienda y de hecho cerramos, así que dijimos: “No sabes por qué abrir una tienda de juguetes en el centro de Las Vegas? ¿Qué piensas de eso? “Parecía algo natural para los niños. Y han estado aquí desde entonces. Y son absolutamente increíbles lo que pueden hacer.

HSU: Entonces ellos son los dueños reales, Lizzy y Trevor.

DUBNER: Soy Stephen, encantado de conocerte.

Trevor YOPP: Stephen, encantado de conocerte. ¿Cómo estás?

DUBNER: Dime un poco, ¿entonces eres una empresa subvencionada? ¿Como funciona?

Lizzy NEWSOME: No sé si estaría subsidiado, cómo explicaría específicamente este negocio, ya que somos parte de este grupo autónomo totalmente financiado, tan pequeñas empresas. Lo veo como capital de riesgo, que veo menos como un subsidio que como un riesgo de inversión.

DUBNER: ¿Cómo se siente ser emprendedor y, en este escenario y en qué piensa, cómo mide el éxito? ¿Y cuánto tiempo puede pasar sin tener tanto éxito como podría si no tuviera esa copia de seguridad?

NOTICIA: Sí, hemos estado haciendo pequeños negocios durante 10 años, especialmente en la industria del juguete, y una de las mayores dificultades en una industria de nicho tan extraña, especialmente desde toda la crisis bancaria, ha sido y lo que hacemos para encontrar capital. En general, realmente aprecié trabajar de antemano, una enorme presión está fuera. Podemos concentrarnos en lo que hacemos mejor y no estamos constantemente estresados. Y no tenemos que seguir aprendiendo cómo encontrar financiación y organizar todo. En lugar de financiar, realmente podemos trabajar en el negocio y no seguir asustados por saber de dónde vendrá nuestra próxima línea de crédito.

DUBNER: ¿Sois pareja?

NOTICIA: Mmm, sí.

DUBNER: Sie haben Kinder?

NEWSOME: Nein.

DUBNER: Warum ist das so lustig?

NEWSOME: Jeder fragt es und ich denke, dies ist die beste Geburtenkontrolle, die Sie sich wünschen können. Wir bringen wirklich süße Kinder rein und ich liebe sie und jedes Mal, wenn ich ernsthaft darüber nachdenke, werden wir einen kleinen Albtraum bekommen und dann werde ich plötzlich ein weiteres Jahr zu unserer Wartezeit hinzufügen.

YOPP: Wir haben angefangen, über Kinder zu diskutieren, aber wir haben ein paar Jahre frei.

NEWSOME: Ja, ich denke zuerst Hund.

DUBNER: Was sind Ihre großen Verkäufer hier, was das Spielzeug betrifft?

YOPP: Alles.

NEWSOME: Ja, wir haben es wirklich so eingerichtet, dass wir uns auf Dinge konzentrieren, die sich gut verkaufen, und es gibt nicht viel, was sich nicht bewegt. Brody ist ein persönlicher Favorit. Ich habe jahrelang mit dieser Firma gearbeitet. Sie sind also Hüpfponys. Sie werden in Italien hergestellt.

DUBNER: Sie sind wunderschön.

NEWSOME: Sie sind wunderschön, also sehen Sie dieses Design. Sie sind über 30 Jahre alt. Beide sind bis 400 Pfund sicher. Obwohl es ein Kinderspielzeug ist, ist es absolut erwachsenenfreundlich und es gibt jeden Samstagabend so viele betrunkene Erwachsene.

HSU: Okay.

DUBNER: Oh, ich denke wir gehen.

HSU: Ja, weiter und weiter.

NEWSOME: Du kannst zurückkommen. Wir werden nicht hier sein, Sie können die Mitarbeiter stören.

DUBNER: Nun, vielen Dank.

NEWSOME: Nein, es ist in Ordnung.

DUBNER: Schön, Sie kennengelernt zu haben. Viel Glück mit allem.

Maggie Hsu und ich verlassen den Container Park, wo die Dichte in Eile sinkt.

DUBNER: So ordentlich das alles auch ist, wir begegnen nur sehr wenigen tatsächlichen Menschen. Liegt das an der Tageszeit, dem Wochentag und der Temperatur?

HSU: Es ist immer noch weniger dicht als in vielen anderen Städten und Innenstädten. Sie werden jedoch feststellen, dass wir versucht haben, Block für Block zu erstellen. Der Containerpark vor einem Jahr hatte also noch weniger Verkehr, also haben wir diesen zusätzlichen Block gebaut. Sie gehen diesen zusätzlichen Block zum Container Park. Wir haben weiter unten mit der Aktivierung begonnen. Wir gehen gleich zur Buchhandlung und sehen noch ein paar Leute. Also machen wir diese Reise. Und der Gedanke ist, dass wir mehr davon bauen, also bauen wir rechts einen Musikbereich mit dem Bunkhouse, einem Musiklokal, dem Wheelhouse, das eine windbetriebene Bühne und ein Plattenladen sein wird. Sobald sich das öffnet, werden Sie noch mehr Leute haben. Und so ist es diese Ein-Block-Ein-Block-Strategie.

Ein Teil dieser Strategie besteht darin, Technologie-Startups anzuziehen. Ich fragte Ed Glaeser, über welche Art von Tech-Startups in der Innenstadt von Vegas man nachdenken sollte:

DUBNER: Wenn es einen Tech-Cluster gäbe, den Sie klonen, importieren oder stehlen könnten, welcher Tech-Cluster wäre das? Was wäre ein Silicon Valley, wenn Sie etwas verpflanzen könnten? Ein Route 28-Korridor? Oder eine Provo-Umgebung? Oder möchten Sie eine andere Art von Branche vertreten als die derzeitige, traditionelle Branche? Was würden Sie nach Vegas bringen, wenn Sie etwas einbringen könnten, von dem Sie glauben, dass es zum Erfolg beitragen würde? “

GLAESER: Ich würde denken, je mehr Sie sich Dingen wie Silicon Valley zuwenden, wo Sie sich darauf konzentrieren, immer schnellere Transistoren herzustellen, desto weniger kann ich mir vorstellen, dass dies Synergien mit Las Vegas hat. Denken Sie jedoch darüber nach, was Tony Hsieh für Zappos in der Gegend von Las Vegas attraktiv fand. Es war die verbraucherorientierte Belegschaft: Menschen, die nicht mehr im Gastgewerbe tätig waren; Leute, die aus der Unterhaltungsindustrie kamen; Leute, die fantastisch waren, die Telefone für Zappos zu besetzen. Nun stellt sich die Frage, welche anderen Arten von Technologieunternehmen für Verbraucherdienstleistungen dies möglicherweise nutzen könnten. In welchen anderen Bereichen gibt es Synergien mit den traditionellen Stärken von Las Vegas? Weißt du, vielleicht ist das ein anderer Winkel zum Spielen.

Aber wenn Tony Hsieh möchte, dass das Downtown-Projekt mehr als nur das Leben für Zappos-Mitarbeiter ein bisschen interessanter macht, ist das eine viel größere Herausforderung:

GLAESER: Ich denke, es hängt alles davon ab, ob es genug Unternehmertum gibt, das er in die Region locken kann, und insbesondere genug ausgebildete Unternehmer. Ich denke, das fühlt sich für mich ziemlich zentral an, ob er mehr Menschen wie sich in die Region locken kann oder nicht und wahrscheinlich nicht nur Menschen, die in der Dienstleistungsbranche tätig sind. Er braucht etwas mehr von einer Kette von Technikern, die entscheiden, dass dies viel cooler und viel billiger ist als an anderen Orten, an die sie ziehen können.

DUBNER: Let me propose something where we’d be killing, where Tony Hsieh would be killing a couple birds with one stone. What would it take for you to bring your family to Las Vegas, to Downtown Project, for let’s say three years, to establish a kind of Triumph of the City Urban Institute where you’d be the star attraction and you’d work there and live there and then the other I.Q. would flow? How much does Tony Hsieh need to pay you per annum?

GLAESER: Well, I don’t know about money. I think the problem is that in my welfare function depends critically on having people who are smarter than I am around me. And I would need to make sure that my kids also had a lot of people who were smarter than they were around them. And if you can guarantee me that, I think I’d be willing to go. That is some sense the challenge that you face in starting a new city is to sort of attract a cluster of talent that can then feed on itself. I don’t know how well, how feasible that is, or whether or not that will be achieved. But if you judge the project in the abstract, I mean, if it were me doing it, I’d be pretty sure that I would screw it up, right? I mean, but he is a remarkable guy with a remarkable track record who is deeply charismatic in many ways. So, you would’ve lost money in the past betting against Tony Hsieh. I’m not sure I would be ready to start betting against him now.

*      *      *

You’re listening to a playback of a 2015 Freakonomics Radio episode called “Could the Next Brooklyn Be … Las Vegas?” Back to Vegas we go. After our tour of the Downtown Project, we head to the outskirts of the area. The streets here are quiet, the sidewalks empty. It’s getting dark now. We turn right and come upon a guard shack — we’re with the band; we get waved through — and find ourselves standing in what looks to be a very funky trailer park.

DUBNER: So we’re walking on a very nice, astroturfed, not trademark astroturfed, but artificial grass walkway with colored lights and a canopy and the structures are some Airstreams but also a lot of—.

HSU: Tumbleweed Tiny Houses.

DUBNER: Is that a name brand?

HSU: It’s a trademark. Tumbleweed Tiny Homes.

DUBNER: And how many residences or how many buildings are there here?

HSU: There are about 20 Airstreams and 10 Tumbleweeds.

DUBNER: And are they all full?

HSU: It’s a mix.

One resident is Tony Hsieh, the C.E.O. of Zappos, the man who is putting his own money into the Downtown Project. We began — as apparently many get-togethers here begin — with a shot of Hsieh’s favorite drink, Fernet-Branca.

HSIEH: That is an Italian liqueur that’s soaked in 40 herbs including ginseng, myhrr, chamomile, anise, tastes and smells like Chinese medicine.

DUBNER: Okay.

HSIEH: Sixty seconds after you drink it it actually coats your stomach. It’s a digestif. It actually gets rid of nausea, so it’s like healthy, yeah.

SERVER: Would you like it in a cup, or no?

DUBNER: I’m not fancy.

SERVER: Okay.

DUBNER: Cheers. Cin Cin. L’Chaim. Everything.

DUBNER: This is delicious. It felt like I hurried through it just out of being the only one with a bottle.

HSIEH: Okay, but you’ll see throughout the night as it evolves. As you evolve.

DUBNER: You wanna go talk?

HSIEH: Yeah you want to do this outdoors? I don’t know what’s easier for you? Because there’s a great spot up there.

DUBNER: On top of the Airstream? Cool.

HSIEH: Or we can do next to the campfire so you can get the crackling every once in a while for the background.

DUBNER: I like that. Tony, can you just kind of set the scene? Say where we are and what happens here.

HSIEH: We are in a half a city block, so this was just a completely empty lot three-and-a-half months ago and a bunch of us decided to move in as a living experiment, and the original idea was let’s see what happens if we do an urban version of Burning Man. I think there’s probably 15 or so of us that live here, but then we also have a whole bunch that are set up as guest Airstreams and guest tiny houses.

DUBNER: So, you’re living here now? You sleep here every night?

HSIEH: I’ve been here over three months now, yeah. Since November 4th.

DUBNER: No kidding.

HSIEH: And I used to live there, in the Ogden.

DUBNER: In the Ogden? And when you say “used to,” so you literally don’t live there anymore? You moved out of there? This is temporary, right? The Airstream?

HSIEH: No, this is—.

DUBNER: Really?

HSIEH: Yeah. I’ve probably been back there five times this whole time.

DUBNER: Wow. You keep all your stuff — you have an Airstream?

HSIEH: Yeah, it’s the one behind that one

DUBNER: Okay, so Maggie walked us around and it was great. I’m baffled that you’ve been able to do what you’ve done so far and kind of baffled, even more baffled that you’ve wanted to do what you’ve done because it seemed like such a massive undertaking, not just physically and logistically and financially, but psychically. So, that’s what I kind of wanted to talk to you about. Is where did the psychic part — like, what made you wanna reinvent a part of a city? And where did the desire come from?

HSIEH: I guess for me it wasn’t really about reinventing. Like this area we’re in, near Fremont East, which is an area that most tourists don’t know about, already existed and just by magical coincidence it was a few blocks from the former City Hall, which is now Zappos headquarters.

DUBNER: So, you didn’t have any desire or idea to do this until Zappos moved there?

HSIEH: Originally, actually, we were looking to do what a lot of corporate campuses do, where we were looking to buy a big plot of land and then kind of build our own little community for the company. We actually toured campuses like Apple and Nike and Google that have these amazing campuses, and then asked our employees for ideas for what to have in a dream campus, and we literally got hundreds and hundreds of suggestions, where we realized it was going to be physically impossible to fit all of those things—.

DUBNER: What kind of suggestions?

HSIEH: Actually the No. 1 request we got from employees was actually doggie daycare, which ranked significantly higher than human daycare. And so—.

DUBNER: Is that because more of your employees have dogs than kids or they care more about their dogs than kids, do you know?

HSIEH: I’m guessing more people have dogs than kids. But as we got all these requests, we realized that it was going to be physically impossible to fit all of them under one roof. And the other thing we realized was that all those other campuses that we had looked at were great for employees but were actually really insular and didn’t really integrate or contribute to the surrounding community, and so we started thinking, what if we actually turned the entire concept inside out and rather than just focusing on ourselves, we took an approach that was more analogous to N.Y.U., where the campus blends in with the city and you don’t really know where one begins and the other ends.

DUBNER: Why did you care about that? I mean, aesthetically I understand, and I personally happen to agree with it, that it’s a nice idea, but there are all these other corporations, I mean, the typical corporate campus throughout history has been very segregated from where people live. What made you think that was worth doing.

HSIEH: I think it was based on a lot of just different research reports I read. We were talking about Ed Glaeser earlier and then there’s also Jeffrey Moore that’s done research on cities, and every time the size of a city doubles, innovation and productivity per resident increases by 15 percent, but the opposite generally happens with companies. As they get bigger, innovation and productivity per employee generally goes down. So, part of it was wanting to avoid that fate and really think about how do we, over time, get Zappos to function more like a city and less like a typical, bureaucratic—.

DUBNER: How much of that from your end was a desire for business growth? And how much was a desire, like a kind of aesthetic choice for you? Like you thought it would be better, nicer, cooler if your company could be like that, as opposed to necessarily the productivity end of things.

HSIEH: It was a few different things. There’s the productivity part of it, and then there’s also the attracting and retaining employees part of it. If employees that we’re looking for want to be part of an urban environment, then that was definitely part of the motivation. But then, the other interesting research is that most innovation actually comes from something outside your industry being applied to your own. And so, I think companies that are just in four walls ultimately end up being less innovative because they don’t have the interactions with people from other industries and so on, or on a typical suburban campus.

DUBNER: Most people who know you, and know who you are, know what you’ve done, would consider you an innovator, that’s kind of, in addition to being a success at business, that’s what you’re known for. Do you think that having been an innovator in business necessarily has inherently turned you into an innovator in this kind of thing, this kind of social/urban experiment? I mean, are they — is it one and the same? Is it necessarily related? Or is it just something that’s kind of an outgrowth of who you are as a person and what you like to do?

HSIEH: I think it’s more about — because I was never interested in anything related to urban revitalization or anything or real estate until relatively recently, and for me, 10 or 15 years ago, I used to throw a lot of parties and I would think about how do you design the space so that people collide with each other and interact with each other. And so, for example, if there’s two bars at a party, then I would shut down the first bar that’s closest to the entrance and then everyone eventually finds the alcohol, and then maybe an hour or two later, open up the first bar and that promotes the circulation.

And then within an office environment at Zappos, culture is really important to us. We want people to have those equivalent of water cooler conversations and so, we do a lot of thinking about how do you create more collisions? So, we would do weird things like in our Henderson office in the building I was in, the parking lot was behind the building and the previous tenant actually had all — there were doors on all four walls of the building and employees would go in and out whichever door was most convenient. We actually shut down those doors and had everyone actually walk around the entire building and come in the front entrance, which ended up making the reception area this collision point where guests and employees would collide and—.

DUBNER: And do you have evidence that that leads to better outcomes?

HSIEH: Part of it is just personal experience and anecdotal and, I mean—.

DUBNER: I mean, do you really care if it’s empirically a lot better? Because you know when I talked to Levitt about you recently, he said that as much as he is kind of a slave to the data at the end of the day — like if he’s trying to do something as a consultant with a business or with an N.G.O. or with a government — he’s going to take, even if there’s a 1 percent advantage in scenario A over B, and that might require doing something that most people would think unpopular, he’s going to do it, because it’s going to be better. And he said that, “Tony doesn’t care at all about anything like that.” He said, “Tony just cares about people being happy and people having a good time.” And with Zappos it’s been incredibly successful, but Levitt, like for instance, wasn’t sure if the success was due to that happiness, or maybe orthogonal to that happiness. So, do you know? Do you care?

HSIEH: I do care. And I guess I’d be interested in whatever data or research that maybe you guys could come up with, but if you read books like Good to Great oder Tribal Leadership, there’s a clear, at least correlation, if not cause, between companies that do well in the long term financially and culture.

DUBNER: Although, if you look at the Good to Great companies, have you looked at those lately?

HSIEH: Well, so there’s a follow up book that Jim Collins came up with, which is How the Mighty Fall oder Fail, and so, that’s also interesting reading, but, generally the great companies, whether it’s in Good to Great or in general, have strong cultures. And so, some people might think it’s the strong culture that results in the long term positive financial results, and some people could say it’s the other way around, that because they’re—.

DUBNER: You have the ability to kind of develop your culture if you’re being successful?

HSIEH: Right. And so I can also tell you I guess from personal experience and from experience, at least, of the close friends I have at Zappos that I talk to, that when you’re working with friends and super-engaged, just time flies and you want to do the best job possible, not because you’re incented to, but just because you have that intrinsic motivation.

DUBNER: You grew up in Marin?

HSIEH: Marin County, just north of San Francisco.

DUBNER: And kind of borderline rural-suburban. What was it like?

HSIEH: It was in the suburbs

DUBNER: And you went to college where?

HSIEH: I went to Harvard.

DUBNER: What did you study?

HSIEH: Computer science.

DUBNER: Okay. So, you lived in Marin County and then you lived in Cambridge. What did you think of cities? Had you been in cities a lot? Had you lived in any other cities? And which cities did you love?

HSIEH: No actually, I guess, yeah, I mean aside from Cambridge, which—.

DUBNER: Did you go into Boston much?

HSIEH: I think I went twice during college, so, yeah I was never a city person. But I did like the community aspect of living in the dorm environment.

DUBNER: Right. Right. Then obviously, you went on to do a whole bunch of things, including Zappos, where you still are. What are your favorite cities now in the world?

HSIEH: I love visiting New York, Amsterdam, Downtown Vegas obviously, San Francisco.

DUBNER: And what is it about those cities that makes you happy?

HSIEH: I think probably a combination of the walkability and the accessibility of really whatever you want. If you’re in the mood for some random type of Indian food you can find it or if you want something delivered then you can find it.

DUBNER: Where we’re sitting here doesn’t resemble what most people think of as city at all. What’s your ultimate dream of where we’re sitting right now, which feels more Burning Man at the moment, than the middle of a city. Do you want to have this feel like what Brooklyn now feels like someday or no?

HSIEH: I don’t really know Brooklyn that well, but yeah, one of the — a few years ago, the easiest way to describe what we were trying to do form the Downtown Project perspective was imagine TED, the conference, meets South by Southwest meets Burning Man, but as a lifestyle instead of as an annual event. And I think more generally, it’s — I guess a lot of city revitalization projects are really top down master plans and we’re really anti-that. It’s really more about backing the entrepreneurs and their passions, and so our goal is to help accelerate stuff, help make downtown Vegas a place of inspiration, entrepreneurial energy, creativity, innovation, upper mobility, discovery, and all that combination of creativity and entrepreneurism.

DUBNER: Glaeser’s whole thing is that the density of cities creates not only productivity, but a whole lot of other gains that are not necessarily predictable and not necessarily even that measurable, just the density and the propinquity of all the people coming together in terms of value, and in terms of intellectual property and stuff, just totally changes the game I’m just curious like how, do you see Glaeser as a kind of guru for what you’re trying to do and how did you come to like him so much?

HSIEH: Yeah. I mean basically after reading his book. It was probably a big part of I guess formulating the strategy behind what we’re trying to do, so, about if cities are ultimately about the acceleration of idea flow and different industries and so on, and so just being more purposeful about that approach, versus, he has something I think he refers to as the Edifice Complex in his book, so versus, “let’s build a giant whatever,” and then that will magically revitalize a city. But for me, it was more the progression we talked about, looking at party flow to within an office, getting employees to flow and collide, to this is the same concept just at a different scale, but getting residents to collide and talk to each other and just knowing that the more often that happens, just statistically the magic will happen on its own.

Will the magic happen on its own? It’s too early to say, obviously, but that shouldn’t stop you from rooting for it — if cities are your kind of thing. As they are for me, and for Tony Hsieh, even though he came to them late, and as they are for Ed Glaeser.

DUBNER: Ed, let’s say that 50 years from now or 100 years from now, downtown Las Vegas has turned into one of the most dynamic and original and productive and even aesthetically pleasing cities in the United States and the rest of the world. And you and I will presumably be long gone by certainly 100 years from now. What does it feel like to be the guy, the economist, who studies cities and how they thrive and how they’ve triumphed, how would that feel to have played a not-insignificant role in that triumph?

GLAESER: Well, that would be lovely. Of course, if it doesn’t do well, I have to take the bodes for that as well. But to be clear, I think if I’m one hundredth of one percent of this, that would be a lot. This is the dream and the energy of the Downtown Project and Tony Hsieh and his people and I think there’s often a tendency of people to point to academics and say, “Look at this fancy Harvard academic who gives me an imprimatur for the idea that I wanted to do anyway.” And I think that while it’s lovely for me to puff myself up with importance and think that I played some huge role in this, I think really the vision was in Tony’s head and the people on the ground. But look, I’m not trying to dodge responsibility if it goes badly, I certainly didn’t say that it was a bad idea in a major way to him so if it does crash, you can come knocking on my door and tell me I screwed up.

The Downtown Project, now known as DTP Companies, hasn’t succeeded as much as Hsieh or others would have liked. Some of the companies they funded ran out of money and shut down or moved elsewhere. Critics complained there wasn’t enough investment in housing. Also, they said, Tony Hsieh could be mercurial, changing his mind too much. That said, the project did help make downtown more attractive for other developers and projects. A new resort and casino called the Circa just opened nearby; it’s the first new downtown casino in decades. And before the pandemic shutdown, there were plans afoot for an expansion of Symphony Park, an arts-and-culture and residential venue.

A few other updates from the episode: Ed Glaeser is still a professor at Harvard; but Maggie Hsu, who used to run business development for the Downtown Project, now works at Amazon, and she founded a non-profit called Gold House Collective, which promotes the accomplishments of Asian-Americans. Zach Ware, who was a general partner at Vegas Tech Fund, is now managing partner at what’s now called VTF Capital. And Lizzy and Trevor, the couple who ran the toy store? They were unsatisfied with the financing and other elements of the Downtown Project so they moved their shop to a mall on the Vegas Strip. And no, they still don’t have kids.

As for Tony Hsieh: he retired as the C.E.O. of Zappos earlier this year, although no formal announcement was made. He died on November 27th, more than a week after sustaining injuries during a house fire in Connecticut. Again, just 46 years old. When I saw the news, I immediately thought back to that night in Vegas, sitting around a campfire, talking about the sun, the moon, the stars. I loved his curiosity, his appetite to always know more. What I remember best is that after the interview, we just kept talking. He asked me questions about people I’d interviewed and books I’d read; he told me about research papers he’d been reading, and where they led him. He’d been reading a lot about the widespread adoption of artificial intelligence. And it concerned him. How did we know the A.I. wasn’t going to turn on us humans once it had everything it needed, and wipe us all out? I wouldn’t say it was a tortured conversation, but it was intense. I’ve thought about that conversation many times since, especially as the world has seemed to catch up to some of his concerns. I didn’t know Tony Hsieh well, but I’m certainly going to miss him.

*      *      *

Freakonomics Radio is produced by Stitcher and Dubner Productions. This episode was produced Greg Rosalsky und Anna Hiatt, with help from Rick Kwan, Dan Dzula, Paul Schneider, and Mary Diduch. Our staff also includes Alison Craiglow, Greg Rippin, Zack Lapinski, Mark McClusky, Daphne Chen, and Matt Hickey. Our intern is Emma Tyrrell. You can subscribe to Freakonomics Radio on Apple Podcasts, Stitcher, or wherever you get your podcasts.

Here’s where you can learn more about the people and ideas in this episode:

SOURCES

RESOURCES

  • “Clusters of Entrepreneurship,” by Edward L. Glaeser, William R. Kerr, and Giacomo A.M. Ponzetto (National Bureau of Economic Research, 2009).
  • Delivering Happiness, by Tony Hsieh.
  • Triumph of the City: How Our Greatest Invention Makes Us Richer, Smarter, Greener, Healthier, and Happier, by Ed Glaeser.

EXTRAS

Sending
User Review
0 (0 votes)